Inauguración de bowl en Esquel

Inauguración de bowl en Esquel

26.09.2016

Andar en skate no es facil, imaginense que hacer cosas por él, es más complicado aún. Es imposible mantener a todos contentos y siempre habrá quien no esté de acuerdo por como se hacen o están hechas las cosas, pero si te sentís tocado ahí tenés la invitación más clara y sensata para mover tu cómodo culo de la silla y hacer algo. Pero claro, lleva tiempo. Hay que organizarse, formar un grupo de trabajo, armar una asociación, dar con la gente correcta, empujar todos para un mismo lado, y si tenes un poco de suerte con todo eso, te tiene que tocar una gestión política que tenga ganas de hacer algo. Muchas variables, mucho trabajo y mucho esfuerzo, no es para cualquier olgazán. En el bowl de Esquel se dieron todas la condiciones necesarias, pero surgieron contratiempos de otra variable no mencioanda anteriormente, el clima.
Lo importante es que Nico Hernandez y Tulio Gines se juntaron y le dieron para adelante.

Ver un proyecto ya materializado y listo para rodarlo es muy gratificante y mejor aún si podes dejarlo para que lo usen un puñado de skaters.

Luego de que nos llegara la invitación de Nico, partimos desde Neuquén hacia Bariloche para pasar a buscar a Pablito, y luego de algo mas de 10 hs repartidas en dos días de auto, frenadas de descanso despreocupado, llegamos a esquel. Preguntando y preguntando dimos con el bowl. Ahí estaba, al costado de la carcel, y haciendo sanguchito con una cancha de futbol, asomaban las curvas del flamante bowl. Digno monumento al skateboarding, aparecía enfocado en primer plano con las montañas nevadas allá a lo lejos de fondo.

Para no ser menos que la vista, el sentido del olfato te hacia sentir mas vivo cada vez que respiraba. No era para menos, el aire fresco de la montaña iba purificando en cada inhalada, y sumado a eso ahí estaban los mejores skaters de la Argentina junto a un gran día soleado en la inauguración del bowl más pesuti que se haya hecho en el país. El aire que se respiraba cada vez era mas puro. Lo ví a Tulio y Nico Hernandez emocionarse hasta las lágrimas, y si te pones a pensarlo es inevitable luego de tantos años de trabajo, idas y vueltas. Junto a esa situación, hubieron algunos momentos en los que recordé la magia del skate.

Uno de esos momentos sucedió mientras Lagart preguntaba quien sabía cantar, inesperadamente comenzó un niño rapear. Contaba lo que sentía y lo que estaba viviendo. Hablaba de unión, de respeto, de felicidad y el día soleado que compartíamos. Las ideas muy claras iban uniendo palabra tras palabras en un mensaje muy sensato. Finalizado su momento de expresión, comenzó la ovasión del publico, renglón seguido comenzaron a aparecer en su rostro lágrimas de la emoción al no entender (creo yo) la fraternidad que ofrece el skateboarding en forma de gritos, aplausos y abrazos. El día recién comenzba.

Conforme avanzaba una demencial demo de skateboaring, apareció otro niño emocionado hasta las lagrimas haciendo beatbox, otro niño súper contento porque Lucas Rojas le regaló su Pro model. Ver a un puñado de 20 o 30 niños abrazando a Mecu y Juano en las clínicas de skate. Toda esa emoción, llantos y lagrimas, una y cada una de ellas es el skateboarding. Que nunca se les olvide.

No queda más que agradecer, y pretender en algún momento devolverle algo al skateboarding de todo los que nos ha dado.

Si te gustó, compartir en:

Google+