The Atomic Bitchwax en Neuquén

The Atomic Bitchwax en Neuquén

16.06.2017

Pretendía comenzar la nota haciendo una crónica de lo que fué el show, pero cuando charlé con Jorge y me contó como se habían dado las cosas, pensé en cambiar un poco el enfoque.

The Atomic Bitchwax, oriundos de New Jersey, se preparaban el 4 de abril para despegar desde el aeropuerto internacional de Newark para tocar al día siguiente su primer fecha del tour latinoamericano en São Paulo, Brasil.

Hasta ahí, todo muy bonito. Antes de despegar hacia Argentina, se enteran del paro nacional de transporte y la imposibilidad de llegar a Córdoba para tocar el día 6. Comienza a peligarar la fecha en Neuquén. Los 3 de la banda, más el mánager comienzan a hacer una especie de ping pong aéreo volando a Foz de Iguazú (Brasil) y luego hacía Lima (Perú). En este ida y vuelta se pierde la fecha de Córdoba y junto a ella una valija con importantes pertenencias del mánager y mucho merchandising.

26 horas después (habiendo pasado por Córdoba) llegan a Neuquén y a mi suponer, mas que padecer jet lag, tenían los huevos al plato de estar dando vueltas.

Pasadas las 22hs llegamos a Pirkas. Linda noche, ideal para tomar una cervecita. Acodados a la barra vemos los equipos enchufados sobre el escenario. A medida que las válvulas van entrando en calor se oyen de fondo los discos El club del vinilo, que a está altura son un clásico en las fechas de Venado Records.

Y si hablamos de clásicos, luego de despegar la púa del vinilo, suben a las tablas los neuquinos VOLVA. Concisos y con mucho poder, no sólo suenan bien, si no que cada vez suenan mejor.

El momento más ansiado por todos llega. The Atomic Bitchwax finalmente sube al escenario. Comienzan versionando 'In the flesh' de Pink Floyd, para luego escupir las primeras palabras haciendo referencia a los 4 vuelos que tuvieron que tomar para poder llegar acá.
Se los vé bien. Contentos y enérgicos parece que tanto viaje no les movió ni un pelo. Tocaron con una velocidad y una fuerza capaz de derribar cualquier cosa que se les meta en el medio, parecían un camión con acoplado sin frenos a todo motor en la bajada de Collón Cura.

Tocaron cerca de una hora y media haciendo repaso de su discografía y demostrando lo que es subirse hace más de 20 de años a un escenario.




 

Si te gustó, compartir en:

Google+